Ultrasonido: el aliado para prevenir complicaciones en el embarazo

A principios de 1900 las mujeres que quedaban embarazadas no tenían la posibilidad de saber las condiciones del feto que se desarrollaba en sus vientres, todo era una apuesta a la genética, salud y cuidados que la madre tuviera durante el período de gestación. No fue sino hasta la década de los 50 que podían ver dentro de sus vientres mediante una ultrasonido estático para conocer la salud de su bebé y en los 70’s cuando pudieron conocer en tiempo real el desarrollo y los movimientos del pequeño feto.

Hoy los ultrasonidos son un procedimiento obligado en el periodo gestacional de una mujer; durante el desarrollo del embarazo la mujer tiene que someterse por lo menos a un ultrasonido en tiempo real por trimestre para asegurarse de que todo vaya bien con el líquido amniótico, la placenta y el feto.

Al utilizar este estudio los médicos se aseguran de que el procedimiento vaya viento en popa y que el avance del embarazo no represente un riesgo ni para la madre ni para el feto, pues son muy claros y pueden determinar incluso la cantidad de líquido amniótico que existe en cada momento del embarazo.

Ultrasonido

Dependiendo del mes en que se haga la también llamada ecografía será el tipo de problemas que están buscando en el desarrollo; en el primer mes se buscan embarazos ectópicos, posibilidades de aborto espontáneo, embarazos múltiples y problemas en los órganos de la madre, caso en el cual probablemente se requiera del uso de la mifepristona, un medicamento utilizado para inducir abortos.

Uno de los nombres comerciales de la mifeprisona es zacafemyl, este medicamento puede evitar que se desarrolle un embarazo potencialmente peligroso sin exponer a la mujer a los riesgos de abortar quirúrgicamente, tales como perforación uterina e infecciones uterinas.

Sigamos con el ultrasonido: cuando se realiza en el segundo y tercer trimestres de embarazo puede definir la edad exacta del bebé, la posición dentro del útero, el crecimiento y si la madre así lo desea, con la ecografía del segundo trimestre puede conocer el sexo del bebé, una de las partes más emocionantes para la mamá.

Este estudio a pesar de lo que se ha querido hacer creer, es inofensivo para el bebé, pues la máquina funciona a base de ondas sonoras bajísimas que rebotan en el cuerpecito del feto sin herirlo o causarle daños para poder conocer la forma, irregularidades y crecimiento.

Si usted está embarazada, por su bien y el de su bebé, acuda a sus ultrasonidos trimestrales; actúe a tiempo.

Deja un comentario

*