Sexualidad con obesidad, ¿Es posible?

En México y el mundo, la obesidad se ha convertido en una pandemia que pone en riesgo la salud de miles de personas, ya que el exceso de células adiposas sobrecarga a los órganos y a todo el sistema circulatorio, en especial al corazón, por lo que la gente obesa es más propensa a la diabetes, hipertensión, arteriosclerosis y problemas coronarios. Sin embargo, los obesos también tienen su corazón y tienen deseos sexuales que quieren satisfacer en pareja.

El exceso de peso suele ser la consecuencia del descuido de la alimentación y de la falta de ejercicio físico, pero en otras personas puede presentarse debido a problemas endocrinológicos como el hipotiroidismo u otros trastornos metabólicos que propicien que la persona aumente de peso aunque no se exceda con la alimentación.

Una de las problemáticas frecuentes del sobrepeso es el rechazo de su pareja y de sí mismos al sentirse inseguros con un cuerpo amorfo; el deseo sexual puede disminuir, así como las ganas de quitarse la ropa frente al otro y recibir burlas. Otra situación consiste en trastornos sexuales derivados de la misma obesidad, ya que supone de muchas limitaciones físicas como fatiga al menor esfuerzo, dificultad para moverse, ocultamiento de las zonas erógenas, pérdida de la erección o falta de lubricación, por lo que impiden la respuesta sexual adecuada y disminuyen las ganas de tener encuentros sexuales.

Si bien es posible tener contacto sexual siendo obesos, las opciones son limitadas; no se trata de posiciones sino de cuestiones de salud como dificultades respiratorias o problemas cardiovasculares que puedan empeorar durante la agitación que supone una relación sexual. Por otro lado, con la obesidad se reducen los niveles de testosterona, la hormona que regula el deseo sexual, por lo que los encuentros pueden hacerse menos frecuentes, menos satisfactorios y más rutinarios conforme la persona aumente de peso.

La sexualidad es una actividad aeróbica, placentera, que puede traernos beneficios al organismo y a la relación de pareja, por lo que se recomienda buscar un tratamiento para bajar de peso con el fin de tener una mejor salud física, sexual y de pareja.

Deja un comentario

*