Obispos alemanes aprueban el uso de la pastilla del día siguiente

En días recientes los obispos de Alemania convinieron en que la píldora del día siguiente sea permitida. Se trata de una decisión fundamentada en que dicha píldora no posee principios abortivos, sino anticonceptivos, por lo que podrá administrarse en hospitales católicos, pero únicamente en casos de violación. De acuerdo con lo declarado el pasado 22 de febrero a través del sitio web de la Conferencia Episcopal de Alemania, a pesar de lo anterior, continúan sin poder ser aplicados aquellos métodos clínicos o farmacéuticos que pudieran provocar la muerte del feto.

Al respecto, Sophy Kuby, quien es la Directora de European Dignity Watch, aseguró que la decisión de la Conferencia Episcopal Alemana sobre la posibilidad de administrar la pastilla del dia siguiente en hospitales católicos a las víctimas de violaciones, debe mirarse de forma diferenciada. Hay que recordar que European Dignity Watch es una organización no gubernamental que defiende la libertad y la responsabilidad personal, los derechos fundamentales de la persona y la familia como unidad elemental de la sociedad.

Así, la directora de esta organización afirma su postura al declarar que, a pesar de lo anterior, la opinión de los obispos alemanes no ha variado al permitir el uso de la pastilla sólo para impedir la fecundación. Lo anterior debe ser tenido en cuenta bajo el marco de la doctrina católica y sobre lo que ésta enseña sobre el principio del embarazo con la fertilización del óvulo.

La directora de European Dignity Watch señaló que según lo estipulado por las leyes alemanas, ninguna pastilla, entre ellas la del día siguiente, que tenga un efecto abortivo está permitida, en tanto que se considera que el embarazo comienza con la fecundación. El verdadero conflicto radica en que la Conferencia Episcopal tiene como base la evidencia científica que sólo muestra que la pastilla posee un efecto anticonceptivo, y en ello sustenta su consideración moral y teológica.

Sin embargo, Kuby argumenta que existe evidencia médica que demuestra que no hay una píldora que presente estos “beneficios” sin que tenga, además, un efecto abortivo. Por tanto, queda fuera de la evidencia que llaman científica uno de los aspectos centrales de la pastilla y del fundamento que yace bajo la decisión de los obispos alemanes. Kuby asegura que no hay píldora del día siguiente que no pueda causar el aborto del feto; hecho que deja a los obispos alemanes en una situación problemática y lo que resulta peor, según Kuby, es que la iglesia católica está de vuelta en los 90’s.

Deja un comentario

*