Ni hombre ni mujer: Intersex

Los últimos meses hemos visto una ola de marcas a favor de la diversidad sexual y su parte contraria por parte del Frente Nacional por la Familia, bajo el argumento de que la naturaleza sólo creó hombres y mujeres y que, por regla, no puede haber matrimonios entre personas del mismo sexo o, en su defecto, “que ellos hagan lo que quieran, pero que no puedan adoptar”. Sin embargo, existe un término en el que se engloba la variedad de situaciones en que una persona puede tener una variedad reproductiva o sexual que no encaja en las definiciones de masculino o femenino.

Podemos encontrar formas genitales femeninas que en el interior tienen testículos, un clítoris más grande que el promedio, niñas sin apertura vaginal, niños con escroto dividido como labios vaginales, a nivel cromosómico existen casos de células XXY, entre muchos otros que hacen que las características sexuales innatas sean masculinas y femeninas a la vez, o más masculinas o más femeninas o ninguna de las dos.

Aproximadamente 1 de cada mil personas nacen como intersexuales, es decir, con características sexuales que no pueden catalogarse completamente con las de un hombre o con las de una mujer, estas pueden ser a nivel genital, hormonal o de gónadas, en algunos casos son visibles desde el nacimiento y otros se manifiestan en la pubertad, con la aparición de las características sexuales secundarias.

Sin embargo, socialmente la intersexualidad (la I en LGBTI, mejor conocidos como intersex) es puesta a un lado a pesar de ser una condición biológica que existe desde el comienzo de la humanidad, ya que existe muy poca comprensión e incluso capacidades de atenderlos académica, social y hasta médicamente. La intersexualidad no es una moda ni una orientación sexual, sin embargo se les reconoce dentro del movimiento de diversidad sexual pues pueden tener orientaciones sexuales como la homosexualidad o identidades como la transexualidad.

La ONU ha recomendado a los gobiernos que brinde garantías de integridad corporal, autonomía y auto-determinación de la niñez, incluyendo a los niños intersexuales, adoptando las previsiones legales para brindar atención a las víctimas de mutilación genital y los daños causados. Dichas recomendaciones surgen porque se han realizado intervenciones quirúrgicas en los menores intersexuales para “normalizarlos”, sin embargo, no todos los casos son reversibles.

No hay una sola anatomía intersexual, hay tantas variantes que algunas personas pueden vivir y morir con una de estas características sin notarlo; en sí misma, la intersexualidad no es una enfermedad, ya que las personas pueden estar totalmente sanas y tener genitales ambiguos. Solamente se recomienda la atención médica cuando se presentan desequilibrios metabólicos o impedimentos físicos.

En México, la organización Brújula Intersexual busca ayudar a las personas intersex a nivel social o médico, ya que indica que existen pocos especialistas con la capacitación y sensibilidad para abordar el tema, siendo frecuente la recomendación de cirugías genitales, tratamientos hormonales y psicológicos para que la persona viva normalmente como hombre o mujer; además a nivel legal, las personas intersex pueden tener dificultades legales para obtener actas de nacimiento, registros, afiliaciones a servicios sociales, etc., ya que en todos ellos se requiere especificar si se es hombre o mujer.

Ya que un bebé no puede decidir hasta la adolescencia sobre su propio cuerpo, con plena consciencia y voluntad, es necesario contar con protocolos de actuación basados en enfoques de derechos humanos, pero también brindar apoyo a la familia de niños intersex para que acepten y le ayuden a aceptar su propio cuerpo. Eliminar la discriminación es importante, tanto en la escuela, el deporte, el trabajo, servicios públicos, etc., no sólo para los intersexuales, sino para todas las personas que vivimos bajo el mismo cielo.

El 26 se octubre se conmemora el Día de la Visibilidad Intersex, un momento para reconocer sus necesidades y buscar que se respeten sus derechos.

Deja un comentario

*