Mitos sobre sexualidad que debe conocer todo adolescente

En el marco del Día Mundial para la Prevención del Embarazo no Planeado en Adolescentes que se conmemora este jueves 26 de septiembre, hacemos un recuento de los 10 mitos sobre sexualidad que debe conocer todo adolescente para prevenir situaciones de riesgo.

Muchos adolescentes que desean iniciar su vida sexual se meten en grandes problemas debido a la falta de información y al deseo de mantener relaciones sexuales sin protección anticonceptiva; la idea de “A mí no me va a pasar” sigue predominando a pesar de tener el conocimiento de que una enfermedad de transmisión sexual o un embarazo no deseado podría interrumpir sus estudios, aspiraciones y les obliga a madurar prematuramente. Los mitos más frecuentes entre adolescentes suelen ser divulgados entre ellos mismos y precisamente por eso tienen mayor credibilidad entre los jóvenes.

Mito 1. “No puedes quedar embarazada en la primera relación sexual”

Falso. Claro que se puede y precisamente la primera relación sexual es la que estadísticamente lleva más embarazos no deseados, siendo reportados 2 de cada 10 mujeres que se embarazan en la primera relación sexual pensando que siendo la primera vez, el sexo sin protección es más trascendente.

Mito 2. “No hay embarazo en las relaciones sexuales de pie”

Falso. Muchas parejas de adolescentes piensan que al mantener relaciones sexuales de pie reducen al mínimo las probabilidades de un embarazo, sin embargo esta es una posición más de acuerdo con el gusto de cada pareja, sin embargo existen las mismas posibilidades de un embarazo que con las posiciones en las que están acostados.

Mito 3. “Hacerse un lavado después de la relación sexual impide el embarazo”

Una variante de esto es la creencia de que orinar después de la relación sexual impide una fecundación. Ambas son medidas higiénicas que deben realizarse después de las relaciones íntimas, pero es un método inútil si piensa utilizarse como anticonceptivo.

Mito 4. “Tener sexo bajo el agua impide el embarazo”

Ya sea en el mar, una alberca o jacuzzi, se cree que el agua tiene función espermicida, lo cual es totalmente falso, el agua es amiga de óvulos y espermatozoides pues es un lubricante natural que hace más sencilla la fecundación.

Mito 5. “No eyacular impide la fecundación”

Es posible quedar embarazada aunque el hombre no eyacule o lo haga fuera del cuerpo de su pareja. El líquido pre-eyaculatorio contiene miles de espermatozoides que pueden conseguir un embarazo fácilmente.

Mito 6. “El sexo oral también puede embarazarte”

Aunque parezca broma, muchos jóvenes piensan que el sexo oral y el sexo anal pueden causar un embarazo, sin embargo no hay conexión entre el útero y el estómago así que no hay riesgo de embarazo pero sí aumentan los riesgos de enfermedades de transmisión sexual, por lo que estas prácticas deben realizarse con mucha higiene.

Mito 7. “Con condón no se siente nada”

Esta idea es más cultural que real por una cuestión de prejuicios. El condón o preservativo es el único método anticonceptivo que previene el embarazo y las enfermedades de transmisión sexual, sin embargo sólo entre el 30 y 45% de los mexicanos lo usan.

Mito 7. “El condón se rompe fácilmente”

La industria farmacéutica tiene controles de calidad muy estrictos en la fabricación de condones por lo que es muy difícil que se rompan. Un condón que se rompe es: porque no se mantuvo a temperatura adecuada, porque se utilizaron lubricantes con base de aceite o porque fue mal colocado.
Mito 8. “Es malo utilizar anticonceptivos hormonales”

Se dice que dañan la salud, que engordan o que afectan a la salud reproductiva, sin embargo los anticonceptivos hormonales ayudan a regularizar el ciclo menstrual, reducir cólicos y el tiempo de sangrado, evitan la retención de líquido y mejoran los problemas de acné. Pero deben ser prescritos por el médico antes de utilizarse.

Deja un comentario

*