Mejor… Sexo en la Tercera edad

Hasta no hace demasiado tiempo la tercera edad era considerada una etapa desgraciada de la vida; dentro de la cultura occidental y con las diferencias de cada caso, una especie de retiro correspondiente a las personas que ya habían hecho su vida y no tenían mucho o nada más por hacer en este mundo.

Pero de un tiempo a esta parte, y en base a innumerables demostraciones y expresiones, la ciencia y la dinámica de la vida actual han venido comprobando una realidad completamente opuesta. Así como las personas de tercera edad necesitan dar respuesta a necesidades naturales de la especie humana, también precisan satisfacer necesidades sexuales.

Aquel preconcepto de que los adultos mayores no debían o no podían tener relaciones sexuales lentamente va dejando lugar a una gran biblioteca de información acerca de cómo pueden lograr la plenitud en el sexo y, por consecuencia, una mejor calidad de vida.

En realidad sobran razones por las cuales se podría explicar el hecho de que mantener una buena sexualidad en la tercera edad es tan posible como necesario. A esto se le suma una mayor disposición de tiempo, una menor carga de obligaciones laborales y hasta familiares, y una enorme batería de recursos médicos y de información que hoy en día son accesibles.

En el caso de las mujeres se dice que la menopausia es el fin de la vida sexual, pero en realidad esto se trata más de una convención social que una verdad científica. El único problema que provoca esta etapa en la mujer es la disminución de la lubricación generada al momento del acto sexual, pero esto es fácilmente solucionable administrando hormonas femeninas.

Creatividad, tranquilidad, experiencia, tiempo, plenitud… La tercera edad ofrece el mejor entorno para disfrutar la sexualidad.

Deja un comentario

*