Cómo calcular el tiempo de embarazo

Recibir la noticia de un embarazo cuando éste fue planeado puede ser la mejor noticia del mundo, una de la que queramos llevar registro de cada momento, es entonces cuando decidimos llevar un calendario de embarazo con las fechas más relevantes de este bello momento. No todas las mujeres saben cómo llevar una calendarización de su embarazo, por eso hoy les daremos ideas sencillas para llevar la cuenta regresiva.

Todo debe empezar desde el primer retraso menstrual si no tenemos por seguro el día de la concepción, así podemos empezar a contar por días o por semanas.

Se cree que el embarazo dura 9 meses, sin embargo hoy en día los doctores prefieren utilizar la calculadora de embarazo de manera distinta contando por semanas siendo 40 las ideales para la gestación a término, las cuales equivalen a 10 meses lunares (28 días). Generalmente se cuenta con dos semanas de error, pues es lo que aproximadamente se calcula a destiempo.

Si somos irregulares lo que se puede hacer es confiar en el primer ultrasonido, pues estos maravillosos estudios nos informan sobre el desarrollo del feto, sus medidas y el tiempo que lleva viviendo en el útero. Así pues tenemos la posibilidad entre la semana 10 y 13 de embarazo de hacernos uno; una vez mas, si somos irregulares podemos tomar como punto de referencia la primera ausencia de la menstruación.

Ahora bien, el embarazo se cuenta por los profesionales en trimestres, de esta manera pueden tener un mejor control sobre el desarrollo embrionario. El primer trimestre va desde la primera hasta la 13a semana, el segundo va desde la 14 hasta el final de la 28a y el tercero va desde la semana 28a hasta que nazca el bebé.

Para mayor orientación hoy sabemos que durante el primer trimestre se presentan las náuseas, los ascos y el sueño extremo, pues nuestro cuerpo se está preparando para el nuevo huésped; durante el segundo trimestre empieza a saltarse la pancita y sentiremos un poco el desacomodo de los intestinos: dificultades para respirar, incomodidad al acostarse y un poco de irritabilidad. En el tercer trimestre nos sentiremos mejor, las náuseas habrán desaparecido pero el sueño regresa, la panza es más grande que nunca, lo que supone algunas dificultades y el hambre apremia, pues a pesar de que se ha tratado de desmentir, la madre tiene que comer para ella y para su hijo.

Es importante estar acudiendo a las consultas médicas con regularidad para llevar un control sobre nuestro embarazo.

Deja un comentario

*