Sexualidad en cuarentena

Las enfermedades de transmisión sexual muchas veces proliferan por irresponsabilidad de las personas que practican el acto sexual, pero también lo hacen por la falta de educación y por la inaccesibilidad a métodos de prevención, entre otras razones.

Las enfermedades de transmisión sexual más comunes suelen no coincidir con las que se consideran como las más habituales o conocidas popular y mediáticamente.

La Chancroide, por ejemplo, es una bacteria que se transmite por vía sexual y que por lo general provoca úlceras genitales. Esta infección es de las más comunes, pero no tiene tanta prensa como otras que en realidad son más graves para la salud humana. Es más asidua en regiones tropicales.

El SIDA es hoy por hoy, y ya desde hace un buen tiempo, la enfermedad de transmisión sexual más conocida, por letal y por prevenible a la vez. Pero existen muchísimas otras infecciones comunes: la sífilis, la gonorrea, el herpes, el virus del Papiloma Humano, la hepatitis B.

Con respecto a los tratamientos de las enfermedades de transmisión sexual, la información resulta el primer paso de la cura general. Cuando este paso está ausente, es más probable que deba recurrirse a procedimientos clínicos.

Al ser mayormente bacteriales, las enfermedades de transmisión sexual en general son tratadas con antibióticos. Pero existen enfermedades virales (provocadas por virus, por ejemplo, el SIDA), y en estos casos se puede retardar su progreso y hasta aliviar sus síntomas, pero es imposible curarlas por completo.

Más allá de que cada vez se toma más conciencia de la importancia de encarar el tema, vista en su conjunto la educación sexual en América Latina aún deja mucho que desear. En pocos sitios las intenciones de comenzar a tratar el tema desde la educación primaria han pasado de ser idea o proyecto.

Los comentarios están cerrados.