¿Cuánto sexo es normal?

La frecuencia sexual varía de acuerdo a varios factores. El primer factor influyente es la edad, luego la situación amorosa, es decir el estar en pareja o no, y también varía el deseo según la frecuencia.

La mayor parte de los adultos confiesa mantener relaciones sexuales dos o tres veces por semana. Sin embargo, los sexólogos resaltan que, si bien el promedio es de 2.5 veces por semana, no se podría catalogar esa frecuencia como “normal”, ya que dependerá de cada persona y qué sea normal para él o ella.

Al revés de lo que sucede con otras necesidades físicas, en las que al satisfacer la necesidad el deseo disminuye, en el sexo sucede que si no se mantiene relaciones sexuales por un tiempo, el deseo irá disminuyendo y, por el contrario, si la frecuencia sexual es alta, el deseo será mayor.

En el caso de los adolescentes, el deseo sexual es más intenso que en la adultez. Es por eso que la frecuencia sexual va a ser mayor. Seguramente, los adolescentes que tienen pareja tendrán posibilidad de tener una mayor frecuencia sexual. En estos casos, las relaciones sexuales son más cortas, debido al deseo sexual y a la falta de control sobre el cuerpo, y también serán más frecuentes, de acuerdo al deseo de ambos.

El mantener relaciones sexuales con otra persona no elimina completamente el deseo sexual. Como consecuencia de ello, es normal que los adolescentes acudan a la masturbación para saciar esa necesidad que sienten.

La masturbación ayuda al desarrollo psicosexual de la persona ya que permite un aprendizaje acerca de su propia sexualidad. A partir de allí, tendrá más conocimiento sobre su cuerpo, sus patrones de excitación y se vivirá la sexualidad con más placidez. También ofrece un mayor disfrute de la sexualidad ya que sacia, en parte, el deseo.

One Response to “ ¿Cuánto sexo es normal? ”

  1. Fabiola Hernandez Reyes says:

    Me encantó su post, debo decirlo pues no siempre conocemos cómo funciona nuestro organismo ni nuestra sexualidad, creo que el mantener una relación de pareja el sexo se pone de manifiesto y, aunque el tiempo disminuya el deseo, el amor debe ser siempre primero

Deja un comentario

*