Violencia sexual durante el confinamiento

Lamentablemente, los casos de violencia y abuso sexual hacia menores de entre 6 y 12 años de edad ha incrementado un 60% durante el periodo de confinamiento a causa de la contingencia sanitaria provocada por el nuevo coronavirus COVID-19, de acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación (Segob).

La dependencia de gobierno indicó en el conversatorio digital “Violencia sexual infantil: ¿qué podemos hacer para prevenir, detectar y atender?”, que una de cada cuatro niñas y uno de cada seis niños han sufrido abuso sexual en el mundo, y que los abusos se han incrementado hasta un 500% en los países latinoamericanos. Lo más grave, más del 60% de los casos se ha presentado en el hogar, por parte de familiares o personas de confianza.

Por lo anterior, la Segob indicó que existen herramientas para enfrentar la violencia sexual contra adolescentes y niños, como los programas de prevención dirigidos a los padres de familia, personal docente y administrativo de escuelas, así como a niños y niñas; asimismo, se insta a la denuncia de estos casos para que los abusadores tengan consecuencias legales por sus actos.

¿Qué hacer desde casa?

Padres de familia, hermanos, tíos y seres queridos en general deben crear un entorno de confianza para que niños y niñas puedan contarles lo que les pasa, así como distinguir entre una caricia agradable y una maliciosa, reconociendo la diferencia entre un adulto protector y amoroso de uno agresor.

Asimismo, es necesario saber que la violencia sexual no solo se refiere a la penetración, ya que caricias, besos, abrazos, incluso forzar a que se manden fotografías íntimas -o que se le tomen al menor – a través de redes sociales también se consideran actos violentos, ya que dejan secuelas emocionales en los menores.

¿Y la violencia contra las mujeres?

La Organización de las Naciones Unidas indicó el aumento de casos de violencia intrafamiliar y abuso sexual en contra de las mujeres, y ha instado a los gobiernos a garantizar que las víctimas tengan acceso a servicios de protección, con el fin de que no tengan que soportar la violencia por parte de sus parejas o miembros del círculo de confianza, en caso de los menores de edad.

Proteger a nuestros menores del abuso sexual es indispensable para su salud física y emocional, tanto como evitar la violencia hacia las mujeres, por ello te recomendamos conocer los programas sociales de tu entidad y solicitar ayuda inmediata en caso de que la menor señal de abuso se presente.

Deja un comentario

*