Sexualidad y niñez: La edad del despertar sexual

Los niños comienzan el proceso de su despertar sexual entre el año y medio y los tres años. Durante ese período comienzan a sentir curiosidad por sus órganos sexuales. Cuando ya los pañales han sido abandonados, un nuevo mundo se abre para ellos, pueden percibir y ver con más facilidad y experimentar sensaciones que antes resultaban más incómodas.

Es común ver a los niños pequeños tocando sus órganos con bastante frecuencia. Se trata de un comportamiento normal que les estimula sensaciones nuevas. Cuando se les reprime ese comportamiento, las respuestas probablemente serán una mayor atracción hacia esa experimentación o sentimientos de culpa acerca de la sexualidad. Si lo que se desea es que el niño deje de dedicar demasiado tiempo a estas prácticas, se lo puede motivar ofreciéndole otras formas de diversión que puedan atraer su atención, de esa forma se lo podrá incluir en actividades familiares y compartir tiempo con él.

Para los bebés, la madre simboliza su primer amor. A medida que van creciendo, alrededor de los 3 años, los niños siguen dirigiendo ese amor a su madre, mientras que las niñas comienzan a derivarlo al padre.

Los bebés definen con bastante rapidez si son niñas o niños, luego su forma de ser se irá amoldando de acuerdo a la identidad sexual que escojan. Sin embargo, nada tiene que ver que una niña prefiera jugar con pelotas y autitos, o que un niño escoja las muñecas o tenga un trato muy dulce. Estas actividades no afectan su identidad sexual.

Durante estas primeras etapas del despertar de su sexualidad, todo gira en torno al descubrimiento y experimentación. Siendo tan pequeños y teniendo tan poca influencia del entorno, viven esta etapa libres de culpa y realmente disfrutando lo que sienten y experimentan, sin las presiones sociales que luego, como adultos, se experimentan.

Deja un comentario

*