¿Qué tan seguras son las pastillas abortivas?

En la actualidad, uno de los métodos más utilizados para inducir el aborto es por medio de fármacos que interrumpen el embarazo y provocan la expulsión del tejido gestacional, siendo una de las técnicas más recomendadas por organismos internacionales de salud.

El fácil acceso a estos medicamentos y su sencilla administración ha permitido a mujeres de todo el mundo el poder decidir sobre su cuerpo y su futuro, esto aún en países en donde el aborto no está permitido, aunque en este caso se utilicen de forma clandestina.

En este punto, cabe cuestionarse si las pastillas abortivas son verdaderamente seguras o si, por el contrario, su consumo implica riesgos que deben ser considerados antes de recurrir a ellas, pues aún cuando existen dosis estándar no todas las mujeres reaccionan de la misma manera ante ellas ni son recomendables para todo embarazo no deseado, pues en primera instancia debe hacerse una evaluación médica llevada a cabo por un profesional, quien prescribirá el método adecuado considerando que no todas las píldoras para este fin contienen el mismo ingrediente activo ni todas las pacientes necesitarán de la misma cantidad.

Así, debes tener en cuenta que dependiendo del fármaco que se te administre podrías tener ciertos efectos secundarios o no lograr la interrupción del embarazo, además de que cuando ya has excedido de las siete semanas de gestación existen otros métodos más efectivos, como la aspiración manual endouterina (AMEU).

¿Cuáles son las pastillas ideales para mí?

Como hemos mencionado, esto debe ser determinado por un médico especialista en ginecología y obstetricia, aunque lo que sí podemos asegurarte es que los mejores fármacos que puedes encontrar son aquellos cuyo ingrediente activo sea la mifepristona, sustancia que está avalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Su alta efectividad y pocos efectos adversos lo hacen uno de los medicamentos abortivos más utilizados en la actualidad, pudiendo ser útil para interrumpir el embarazo incluso hasta la semana número 12 de gestación, aunque demuestra una mayor eficacia antes de la séptima semana, dando una probabilidad de entre el 97 y 99% de inducir el aborto.

En la Ciudad de México –entidad en donde desde 2007 se despenalizó el aborto— diversas clínicas de interrupción legal del embarazo (ILE) han reportado el uso exitoso de este medicamento con muy pocas incidencias, por lo que podemos asegurar que se trata de un químico seguro y efectivo siempre que sean los médicos quienes lo administren.

Deja un comentario

*