“¿Qué son y para qué sirven los derechos sexuales y reproductivos? “

Si bien los conceptos parecen ser muy claros, la realidad es que mucha gente no conoce sus derechos sexuales y reproductivos, que se relacionan con la sexualidad y reproducción, por lo que incluyen el derecho a la privacidad, a la salud, a la libertad de pensamiento y expresión.

Los derechos sexuales y reproductivos  forman también parte de los Derechos Humanos, ya que se relacionan con la salud. Según la OMS, implican que toda persona pueda lograr el más alto nivel de salud en relación con la sexualidad, sin tomar en cuenta su orientación sexual. Ejercer estos derechos nos responsabiliza de nuestros actos y nos ayuda a vivir una sexualidad sana y responsable.

Los derechos sexuales son:

  • Decidir si ser o no sexualmente activo/a; decidir cómo, cuándo y con quien tener relaciones afectivas y sexuales en el marco del respeto y consentimiento mutuo.
  • Decidir si tener o no pareja y si nos casamos o no.
  • Expresar nuestras emociones y sexualidad.
  • Buscar una vida sexual placentera, segura y satisfactoria.
  • Recibir respeto por nuestra integridad física y sexual y no ser sometidos a ningún tipo de violencia.
  • Privacidad sexual sobre lo que queremos hacer con nuestro cuerpo, sin hacernos daño ni afectando a otras personas.
  • No ser discriminado por nuestro sexo, género, orientación sexual o cualquier otra razón.
  • El acceso a servicios de salud, en los que se garantice la privacidad y la confidencialidad, así como la asesoría en cuestiones biológicas, psicológicas y sociales de la sexualidad.
  • Recibir educación sexual.

Por su parte, los derechos reproductivos son:

  • La libertad y autonomía de decidir el tener hijos o no, cuántos, en qué momento y con quién.
  • No ser discriminados ni recibir tratos desiguales por razón de embarazado o maternidad, en la escuela, el trabajo, dentro de la familia, etc.
  • Las adolescentes embarazadas tienen derecho a seguir asistiendo a la escuela.
  • Acceder a servicios de salud que garanticen una maternidad segura, libre de riesgo durante la gestión, el parto y la lactancia, así como el bienestar madre-hijo/a.
  • Atención médica oportuna cuando la vida de la mujer está en peligro debido al embarazo.
  • Recibir información y educación sobre planificación familiar.
  • Acceder a métodos anticonceptivos seguros y eficaces.
  • Acceder a procedimientos de fertilización, en caso de requerirla, para lograr el embarazo deseado.
  • Protección contra embarazos forzados, esterilización o aborto por imposición, obligación, presión o coacción; o contra tratamientos degradantes y violentos.

Los derechos sexuales y reproductivos son de gran importancia para toda persona, sin importar su edad, sexo, origen, condición social, u orientación sexual, ya que todos tenemos derecho al bienestar físico, mental y social, y sexual.

Deja un comentario

*