Naturaleza: sexualidad en niñas y niños

La respuesta a la pregunta de cuánto deben saber las niñas y los niños acerca de la sexualidad no tiene en realidad una verdad unívoca o fundamental. Cada cultura, sociedad o grupo de personas basa en su acervo y su idiosincrasia una respuesta particular para esta pregunta.

Todas las diferencias posibles a la hora de decidir hasta dónde llegar en el tema de la sexualidad y la niñez tienen en realidad una causa  común, una necesidad que es propia a la especie humana: el desarrollo intelectual y su exigencia de conocimiento.

Entre los 11 y los 13 años es la edad en que la sexualidad comienza a ser un tema recurrente en niñas y niños. A partir de entonces comienza un juego de seducción entre ambos, que va desde la atracción hasta el rechazo mutuo. Esto es lo más normal.

En los primeros años de la segunda década de vida de niñas y niños la sexualidad comienza a emerger en fantasías, en intensas emociones y hasta en sueños. Entonces es cuando comienzan las preguntas referentes al tema.

En principio hay que descartar que exista otra motivación a las dudas que la curiosidad propia del proceso de crecimiento durante la niñez.

Al responder las primeras preguntas de niñas y niños acerca de la sexualidad es importante ser breves y claros, no sobrecargar de palabras las respuestas, de manera de conseguir la comprensión.

Por otra parte es importante repetir una y otra vez las respuestas, de modo de reforzar los conceptos. Además de verificar que se hayan entendido, formulando la misma pregunta una vez que le haya explicado lo que querían saber.

En cuanto a las diferencias en el descubrimiento de la sexualidad de niñas y niños el desarrollo del cuerpo de cada uno provocará las distintas inquietudes.

Los comentarios están cerrados.