Mi hija tiene su primera menstruación: ¿Qué hago?

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Por alguna razón, probablemente por cómo se nos educa dependiendo de la cultura en la que nos desarrollemos, existen algunos temas que son difíciles de hablar tanto con nuestros padres como con nuestros hijos, uno de ellos son los procesos naturales del cuerpo. Muchos crecen pensando que hablar del cuerpo es algo malo, por lo que lo ocultan a toda costa provocando en ocasiones enfermedades y problemas que con un poco de confianza se pudieron haber evitado.

Para los padres y madres de niñas es un poco más complicado en determinado momento tener que explicarles que hay cosas como la menstruación que lejos del impacto que puede llegar a causarles por la relación que se hace de la sangre con una herida o con una enfermedad, es algo bueno que indica que están creciendo sanas y de acuerdo a su momento de maduración sexual y biológica.

Dependiendo de la apertura con la que se les hable y se les permita a los niños y niñas sentir curiosidad sobre sus cuerpos, será la manera en la que afronten los cambios que se van dando principalmente en el paso de la adolescencia y pubertad; la menstruación es algo que para muchas niñas representa un momento emocionante, pero para otras puede ser algo muy vergonzoso e incluso aterrorizante y en las dos circunstancias debemos, como padres, saber cómo reaccionar.

Lo primero que debemos hacer es permanecer tranquilos, no permitir que la vergüenza nos invada obligándonos a esquivar el tema o tratarlo con mentiras o historias fantásticas de lo que está sucediendo en el cuerpo de nuestra hija: es un proceso natural por el que pasamos todas las mujeres y que indica que nos estamos desarrollando normalmente y de abordarlo así con nuestra hija le damos el primer respaldo que muchas veces necesitan cuando nadie les ha hablado de eso.

Explicarle esto a nuestras hijas de manera clara es algo que como padres estamos obligados a hacer, pues es la manera en la que estaremos educándolas para que conozcan plenamente sus cuerpos y puedan cuidarlo conscientemente; debemos explicarles que la menarca es el primero de muchos cambios que su cuerpo empezará a experimentar como parte del desarrollo normal del ser humano.

Una manera muy eficaz de quitarle de encima los miedos a la niña y hacerla sentir confiada es felicitarla por estar pasando por ese momento tan importante de su vida, así, ella perderá el miedo y la pena de acercarse a nosotros con futuras dudas sobre sus emociones y sexualidad.

Deja un comentario

*