Los tres métodos anticonceptivos más seguros

Tener acceso a los métodos anticonceptivos necesarios para la planeación familiar es derecho de todos los hombres y mujeres con vida sexual activa. La elección del método anticonceptivo será dependiendo de las necesidades y preferencias de cada persona, nadie nos puede obligar a elegir un método que no nos plazca. Desdichadamente en muchos lugares, el tema de la sexualidad aun no es algo que se pueda hablar abiertamente y sigue rodeado de muchos tabúes que llevan a las personas a sentir penas y miedos al preguntar.

Hablando de los métodos anticonceptivos, debemos empezar por quitarnos de la cabeza que es algo malo usarlos y pedir información sobre ellos, pues por el contrario, utilizarlos denota nuestra capacidad de sostener relaciones sexuales responsables. Es común que principalmente los adolescentes busquen orientación en internet, por lo que hoy haremos una breve reseña de los tres anticonceptivos de barrera más utilizados.

Condón

Este es mundialmente el anticonceptivo más utilizado, bloquea el paso de los espermatozoides y puede ser de uso masculino o femenino. El condón masculino debe ser colocado específicamente cuando el pene del hombre se encuentra erecto para que ajuste perfectamente y no ocurran accidentes; si las personas que lo utilizan no son alérgicas al látex, este es un método sin efectos secundarios. Por su parte, el condón femenino es una opción para las personas alérgicas al látex, es fácil de usar y puede colocarse desde mucho antes de la relación sexual.

Diafragma con espermicida

Este es un método de barrera femenino, pues es la mujer quien se lo coloca al final de la vagina. Ya que hay diferentes formas y tamaños de vagina, este dispositivo se fabrica en diferentes tamaños; una vez colocado debe dejarse puesto y no retirarlo hasta dentro de las próximas 6 u 8 horas. Generalmente la mujere debe aplicarse una crema espermicida para hacer más efectiva la acción del diafragma.

Dispositivo intrauterino

Muchas mujeres han decidido optar por este método ya que una vez colocado, no hay que estar ingiriendo ni aplicando algo extra. Este método se recomienda para las mujeres que tienen una pareja pero no desean quedar embarazadas, pues a pesar de que interrumpe el proceso de embarazo, no evita el contagio de enfermedades sexuales. Este dispositivo se coloca en el cuello del útero de la mujer, generalmente es de cobre y evita que el huevo se fecunde.

Todos estos métodos tienen una pequeña probabilidad de fallo, por lo que debemos ser responsables al utilizarlos; sin embargo, diversos análisis poblacionales indican que 1 de cada 4 adolescentes no utiliza anticonceptivos en su primera relación sexual, lo que eleva las probabilidades de embarazo no deseado y enfermedades de transmisión sexual en la adolescencia.

Deja un comentario

*