“La edad de la punzada” ¿Qué es la preadolescencia?

Escrito por: Mariel Hernández Maldonado

Todos los niños pasan por esa edad que los padres vemos con un poco de recelo y algo de temor, la edad en la que no son niños pero tampoco son adolescentes; no quieren hacer cosas que hacían hace apenas dos años pero no quieren hacer cosas que hacen los más grandes; ya no nos platican y comparten pensamientos, sino que viven ensimismados y están irritables por todo; es el temido mundo de la preadolescencia. Entre más pronto hablemos sobre sexualidad a nuestros hijos, mejor podrán comprender sus cambios.

Desde que nacemos nos encontramos en constantes cambios tanto físicos como emocionales; dichos cambios son necesarios para la salud emocional que se va forjando conforme vamos avanzando por la vida, sin embargo este período de transición es más complicado, pues se experimentan cambios muy notorios en todos los niveles.

El inicio del estirón

Los cambios se preparan desde los 7 años que es cuando los huesos empiezan a dar el estirón, empiezan a ensancharse y las facciones empiezan a cambiar pero se hacen más notorios a los 10 u 11 años, que es cuando las mujeres presentan la primera menstruación y los hombres empiezan a tener los conocidos “sueños húmedos” que ya contienen espermatozoides, esto empieza a marcar muchas diferencias que probablemente incluso entre ellos no habían alcanzado a ver.

Los cambios físicos son evidentes; en las mujeres se desarrollan las mamas y se ensanchan las caderas, en los hombres se ensancha la espalda y crece el vello facial. En ambos casos la voz se hace más grave y se prepara para salir el vello púbico. Para muchos preadolescentes esta etapa es muy complicada ya que la oleada de hormonas los lleva a tener emociones que antes no habían llegado a sentir, muchos pasan por temporadas depresivas o de ira, pues muchas de las actitudes adquiridas en la primera infancia afloran.

Muchos de los conflictos con respecto al cuerpo empiezan en este momento de la vida; los trastornos alimenticios, las heridas autoinflingidas y los cambios radicales de look son algunos de los momentos por los que nuestro preadolescente puede pasar y para los que debemos estar lo más preparados que se pueda, pues no siempre tenemos todas las respuestas.

Como resultado de este cóctel de hormonas, muchos chicos deciden dar inicio a su vida sexual, motivo de muchos embarazos adolescentes, por lo que es importante siempre estar dispuestos a escuchar sus dudas e inquietudes sin caer en el asombro o el regaño.

Deja un comentario

*