Derechos de una sexualidad diferente

Todas las personas tienen derecho a vivir su sexualidad, ya sea de forma heterosexual como homosexual. Estos son algunos de los derechos que debemos defender acerca de nuestra sexualidad.

El derecho a decidir libremente sobre el cuerpo y la sexualidad. Hay distintas formas de vivirla y cada uno es responsable de sus actos y decisiones.

El derecho a disfrutar plenamente de la vida sexual. Siempre que sea lícita, toda experiencia o expresión sexual debe ser experimentada, sin sentirse presionado o discriminado por disfrutar el cuerpo y el sexo.

El derecho de manifestar públicamente los afectos ya que se trata de una demostración de respeto por la diversidad sexual. Las libertades individuales incluyen la expresión, manifestación, reunión e identidad sexual.

El derecho a decidir con quién compartir la vida y la sexualidad. Hoy en día hay distintos tipos de familias y uniones.

El derecho al respeto de la intimidad y la vida privada. Los espacios privados y los ámbitos confidenciales de cada uno, incluyendo la sexualidad, es propia de cada persona.

El derecho a vivir sin violencia sexual, con integridad física y psicológica, y libremente. Nadie debe someter, abusar o acosar sexualmente a otro.

El derecho a la libertad reproductiva como parte de la vivencia de la sexualidad. Cada persona tiene la libertad de elegir si quiere o no tener hijos y con quién.

El derecho a la igualdad de oportunidades. Todos tienen el mismo derecho a un trato digno y equitativo, sin restricciones a los derechos individuales o sociales.

El derecho a la información total y laica acerca de la sexualidad para poder decidir libremente. Se debe tener acceso a información que no esté manipulada y que incluya temas de género, vínculos, reproducción y diversidad. Incluyendo también el derecho a la educación sexual, necesaria para el bienestar físico y mental.

Deja un comentario

*