¿Cuáles son nuestros derechos sexuales?

Escuchamos hablar abierta e insistentemente sobre los derechos humanos, los derechos de los animales, los derechos de la mujer, etc., pero rara es la vez que escuchamos si quiera mencionar los derechos sexuales de una persona, pues de esto se sabe muy poco o nada. Apenas en 1997 se empezaba a hablar a grandes rasgos de los derechos sexuales, pues en el XIII Congreso Mundial de Sexología que se llevó a cabo en Valencia, se aprobó la Declaración de Valencia de los Derechos Sexuales con la participación de los representantes de más de 60 de los 197 países del mundo.

Esta publicación ha sido discutida, re impresa y reproducida en un sinnúmero de publicaciones sociales y científicas, pues es un tema que concierne a todo ser humano. Estos derechos son universales y basados en la libertad, dignidad e igualdad que son inherentes a todo ser humano; la sexualidad es considerada un tema de salud, por lo tanto debe ser abordada ampliamente en todos los sectores poblacionales. Los derechos sexuales son:

Derecho a la libertad sexual. Abarca la plena expresión del potencial sexual de los individuos excluyendo la coerción, explotación y abusos sexuales en cualquier situación y tiempo de vida.

Derecho a la autonomía, integridad y seguridad. Habla sobre la libertad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual. Se incluye la capacidad de disfrute de nuestros cuerpos sin tortura, mutilación o violencia.

Derecho a la privacidad sexual. Derecho a mantener nuestras decisiones y prácticas para nosotros mismos.

Derecho a la equidad sexual. Refiere todas las formas de discriminación.

Derecho al placer sexual. Incluyendo el autoerotismo y tomando en cuenta que el placer sexual es fuente de bienestar físico, espiritual, intelectual y psicológico.

Derecho a la expresión sexual emocional. Todos tienen derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, contacto, expresión emocional y amor.

Derecho a la libre asociación sexual. Este habla sobre la posibilidad de contraer o no matrimonio y divorciarse con la posibilidad de establecer otras relaciones sexuales responsables.

Derecho a toma de decisiones reproductivas libres y responsables. Tener o no hijos, el número, espacio y momento de cada uno.

Derecho a la información basada en conocimiento científico. La información sexual debe ser generada a través de la investigación científica libre y ética.

Derecho a la educación sexual integral. Comienza con el nacimiento y continúa durante toda la vida.

Derecho a la atención de la salud sexual. Debe estar disponible para la prevención y tratamiento de todos los problemas sexuales.

Deja un comentario

*