Comparación entre distintos métodos de aborto

Cada año millones de mujeres se enfrentan a situaciones de embarazos no deseados, ya sea por problemas económicos, abuso sexual, inmadurez, o tener ya los hijos suficientes y no poder mantener uno más. Sobran los motivos por los que una mujer puede decidir abortar, y antes de decidirse a hacerlo es importante conocer los distintos métodos de aborto para saber a cuál recurrir.

Existen básicamente dos tipos de aborto, el aborto quirúrgico y el aborto con medicamentos, a continuación profundizaremos en ellos:

Aborto quirúrgico

Por medio de instrumentos quirúrgicos y anestesia se lleva a cabo el aborto, se pueden utilizar diferentes métodos como el legrado uterino, la aspiración manual endouterina o la dilatación y extracción. Recordemos que en México el aborto es legal hasta las 12 semanas de gestación, pero estos métodos pueden aplicarse en emergencias como la muerte fetal o el aborto espontáneo.
El aborto quirurgico debe ser realizado por un médico experto, en un lugar higiénico y seguro; además es necesario acudir a un par de consultas anteriores al día del procedimiento para comprobar que no haya embarazo ectópico, alergias o alguna otra problemática que pueda ocasionar complicaciones.

Ventajas: el aborto quirúrgico es completamente seguro y tiene el 99.9% de éxito, la mujer abandona la clínica con la seguridad de que su útero ha quedado completamente limpio de restos de tejido fetal.

Desventajas: el procedimiento en sí es indoloro, pero cuando la anestesia termina, puede comenzar a tener molestias; los riesgos que conlleva son bajos pero abarcan desde perforamiento uterino hasta hemorragias difíciles de controlar.

Aborto con medicamentos

Este método consiste en la aplicación de medicamentos que tienen el efecto de producir contracciones y un aborto similar al espontáneo; las fórmulas más utilizadas son Misoprostol, Mifepristona o Metotrexato ya sea solas o en combinaciones entre ellas.

Ventajas: el aborto con medicamentos puede efectuarse en la casa de la paciente, en el consultorio o en una clínica, no requiere anestesia ni hospitalización; es un método que por sí solo limpia completamente al útero sin necesidad de intervenciones quirúrgicas.

Desventajas: No cualquier persona puede utilizar pastillas abortivas, es necesario comprobar que no exista un embarazo ectópico, alergias, enfermedades cardiovasculares o de la coagulación. Su uso es seguro, sin embargo muchas mujeres las utilizan sin consultar al médico y pueden ocasionarse problemas graves como hemorragias, abortos incompletos, e incluso puede no suceder nada y que el embarazo continúe su curso.

Antes de tomar cualquier decisión hay que consultar al médico y realizarse todos los análisis de rutina para prevenir complicaciones.

Deja un comentario

*