Cómo hablar con los niños sobre el noviazgo

Cuando tenemos niños cerca, una de las observaciones que escuchamos más comúnmente es la de que ya tienen novio o novia, o que un compañerito se besa con una niña, que otros niños son novios, nuestros propios hijos llegan a confesarnos secretamente que ya tienen novio (a) y se casarán cuando sean adultos. Incluso los mismos adultos en son de broma preguntan a los pequeños sobre sus gustos o noviazgos. Pero en plan serio, ¿Cómo podemos hablar con nuestros hijos sobre el noviazgo?

Antes de comenzar de lleno con el tema, vale la pena mencionar que, según el Psiquiatra y Psicoterapeuta José Luis Pedreria, los niños no se enamoran antes de llegar a la pubertad, ya que su organismo aún no segrega las sustancias químicas que regulan la atracción física ni comprenden la condición de elección mutua del noviazgo.

En la infancia, el noviazgo es una conducta imitada debido a la influencia sociocultural, los niños no necesitan ser correspondidos en su fantasía, es más, pueden no enterarse jamás de los sentimientos de aquel que dice ser su novio (a). Los niños observan que los adultos muestran sus afectos a otros y ellos se suman a esta conducta cuando sienten un gran cariño y preferencia por un amiguito del otro sexo.

El noviazgo en los niños no debe espantarnos ya que es un juego exploratorio de los pequeños que podemos aprovechar para orientar respecto a los temas sexuales. Es importante que los niños conozcan las diferencias entre una relación de amistad y la atracción natural que se puede sentir hacia una persona y que puede llevar a dos jóvenes a besarse, abrazarse o tomarse las manos; conviene que los niños sepan que estas sensaciones son normales y también se despertarán en ellos.

Cuando los papás escuchamos temas relacionados con la sexualidad en boca de nuestros hijos, solemos espantarnos y no desear dar más información que los confunda, y esto es correcto, pero también debemos intentar ser más abiertos al diálogo para que nuestros hijos sepan porqué las personas deciden unir sus vidas, formar una familia y tener una pareja. Fomentar la comunicación nutrida con nosotros, brindándoles consejo y escuchando sus miedos y dudas nos ayudará a prepararlos para conocer sus sentimientos presentes y futuros y tener una base más sólida para el momento del noviazgo en la adolescencia.

Deja un comentario

*