Anticonceptivos y derechos humanos

El 10 de diciembre se festeja el día de los derechos humanos en todo el mundo. En el marco de este día, se habla de los anticonceptivos como parte de la salud reproductiva y se reconoce que, para mejorar la salud de las mujeres y niñas, el uso de anticonceptivos forma parte de los derechos humanos.

Según la Organización Mundial de la Salud, el cuidado de la salud sexual y reproductiva, así como la información sobre los métodos y servicios de planificación familiar no sólo son clave en la mejora de la salud de las mujeres y niñas sino también forman parte de los derechos humanos, a los que todos tenemos acceso.

En muchos países la salud reproductiva y los anticonceptivos han generado una gran polémica por lo que se han creado grandes cantidades de textos legales en el Derecho Internacional, todos ellos encaminados al reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos por parte de la mayoría de los países del mundo.

La Plataforma para la acción de Beijing de 1995 establece que “Los derechos reproductivos comprenden ciertos derechos humanos ya reconocidos en leyes nacionales, documentos internacionales y otros documentos de consenso relacionados. Se basan en el reconocimiento del derecho básico de todas las parejas de decidir libre y responsablemente el número y espaciamiento de sus hijos y de tener la información y los medios para hacerlo, y el derecho de alcanzar el mejor estándar de salud sexual y reproductiva. También incluye su derecho de alcanzar el mejor estándar de salud sexual y reproductiva. También incluye su derecho a adoptar decisiones relativas a la reproducción sin sufrir discriminación, coacciones ni violencia, de conformidad con lo establecido en los documentos de derechos humanos”.

Es un derecho de todos poder acceder a la variedad de anticonceptivos de calidad, incluyendo la anticoncepción de emergencia. El acceso a la información y a los servicios de planificación familiar es una medida de salud pública fundamental en la que debe ayudarse a disminuir el embarazo en la adolescencia, el embarazo no deseado, las enfermedades de transmisión sexual y la prevención del VIH.

Y lo más importante es que esta información se transmita desde la infancia y con mayor énfasis a los adolescentes, quienes están en mayor riesgo de tener un embarazo inesperado o padecer enfermedades de transmisión sexual.

Deja un comentario

*