Adolescentes embarazadas y sus preguntas frecuentes

Comenzar una vida sexual activa en la adolescencia duplica el riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual y de precipitar la llegada del embarazo antes de ser deseado. En estos momentos una de las primeras dudas que atraviesa su mente es cómo puedo saber si estoy embarazada, muchas de ellas no cuentan con dinero para acudir a un médico o para realizarse una prueba por lo que caen en la desesperación o en la desinformación.

Otra de las inquietudes gira alrededor de las pruebas de embarazo, especialmente las caseras pues son más accesibles; existen muchos rumores sobre estas pruebas como que “entre más caras son mejores” “te va a dar un falso negativo” entre muchas otras; sin embargo las pruebas caseras, de orina, y las de sangre buscan la misma hormona: gonadotropina coriónica que es producida por la placenta y se empieza a segregar aproximadamente  a los quince días de la implantación.

Pero quizá la pregunta más frecuente se relaciona con la preparación física, psicológica y económica para asumir la maternidad en la adolescencia. Ser una mamá joven muchas veces implica truncar la carrera y los sueños de realización profesional e individual; además existe un riesgo muy grande al embarazarse y dar a luz cuando el cuerpo no está completamente desarrollado, estos riesgos van desde complicaciones en el embarazo, malformaciones en el feto y hasta la muerte del infante.

Pero ¿Cómo hacer para reducir los casos de embarazos entre los 13 y 16 años, edad promedio del inicio sexual? La respuesta está en los métodos de prevención, desde las pláticas con nuestros hijos e hijas sobre sexualidad, anticonceptivos y la responsabilidad que implica ser sexualmente activos y convertirse en padres a temprana edad. Si bien las relaciones sexuales son muy placenteras, no todos estamos preparados para mantenerlas con nuestra pareja; lo ideal sería poder comenzar una vida sexual cuando tengamos suficiente información para tomar las mejores decisiones para nuestro bienestar presente y futuro y el de nuestra pareja.

 

Deja un comentario

*