Stealthing, nueva modalidad de agresión sexual

Todos tenemos derecho a vivir nuestra sexualidad libre y responsablemente, tenemos el derecho de elegir con quién tener relaciones y la obligación de cuidarnos, antes de una relación es muy importante hablar con nuestra pareja de los métodos anticonceptivos que se usarán para protegerse. El más recomendado de usar, principalmente en los jóvenes o cuando no se tiene una pareja estable es el condón masculino ya que éste no sólo nos ayudará a prevenir embarazos no deseados, sino que además nos protegerá de enfermedades de transmisión sexual.

Sin embargo, hay una moda sexual que está comenzando a ser muy popular y que representa un grave peligro para la salud, además de violentar la integridad de la pareja, y se trata de una práctica llamada stealthing, que significa sigilosamente.

Esta práctica es realizada por hombres tanto heterosexuales como homosexuales y consiste en quitarse el condón durante el acto sexual, sin el permiso previo de la pareja, por lo que se considera como una agresión sexual.
Así que a pesar de que ambos hayan acordado utilizar este método anticonceptivo para su protección, durante un momento de la relación sexual el hombre lo retira sin que la pareja se dé cuenta y continúa con la relación sin protección. La práctica ha tomado tal auge que incluso hay grupos en internet donde los hombres dan consejos sobre cómo hacerlo.

Cuando la pareja se da cuenta de lo que sucedió puede experimentar ciertas reacciones, por un lado, se puede sentir decepcionado y traicionado, también puede sentir miedo en el caso de las mujeres de correr el riesgo de estar embarazada o en hombres y mujeres de haber contraído una enfermedad de transmisión sexual.

Quienes se han dedico a estudiar este nuevo tipo de agresión se enfrentan a que quienes lo sufren no saben si la experiencia que vivieron se trata de una agresión y si es posible denunciar el acto, debido a ello es que no se cuentan con cifras exactas de lo común que es este acto.

Es por ello que están buscando que el stealthing sea considerado una forma de abuso y esté en la lista del repertorio de violencia sexista ya que provoca un importante daño emocional, físico y financiero.

Hasta el momento sólo se tiene registro de un hombre en suiza que fue condenado por violación porque se quitó el preservativo mientras practicaba sexo con una mujer que conoció en Tinder, la justicia de ese país dictaminó que, si se había previsto el sexo con preservativo y luego este no llegaba a usarse, se trataba de abuso sexual.

Deja un comentario

*