¿En qué consiste el servicio de acompañamiento en el aborto legal?

Como sabemos, en México existen diferentes causales para el aborto legal, entre las cuales casi todo el país tiene en común: el embarazo como resultado de una violación, el peligro de muerte de la madre si continúa el embarazo y enfermedades graves o congénitas de la mujer. Sin embargo, no todas las mujeres pueden acceder al aborto voluntario, ya sea por no cumplir los requisitos previamente descritos o por la interferencia de las mismas autoridades, quienes no siempre brindan la información adecuada a las mujeres que lo necesitan.

Estas mujeres pueden viajar a la Ciudad de México, ya que es la única entidad del país donde es posible realizarse la interrupción del embarazo voluntario, libre y gratuito en las instituciones gubernamentales, pero también en clínicas privadas, donde el servicio es mucho más rápido, ya que se realiza con previa cita, sin tener que pasar por largas listas de espera.

Ante las dificultades que presentan las miles de mujeres que anualmente requieren la interrupción legal de sus embarazos, han surgido organizaciones que les brindan apoyo financiero, emocional y logístico, como Fondo María; estas organizaciones no sólo apoyan a las mujeres para viajar a la Ciudad de México, también les brindan acompañamiento a la clínica, asesoría legal y psicológica, ya que muchas son víctimas de violencia.

A las mujeres que no pueden viajar, les brindan información y ayuda para realizar la interrupción mediante medicamentos que se utilizan en las mismas clínicas, estos son Misoprostol solo (conocido comercialmente como Cytotec) o una combinación de Mifepristona y Misoprostol; sin embargo para utilizar estos medicamentos se recomienda solicitar la asesoría profesional, ya que un uso inadecuado puede provocar complicaciones y poner en riesgo la salud y la vida de la mujer.

Estas organizaciones de acompañamiento saben muy bien que la penalización del aborto no ayudará a disminuir su práctica, por el contrario, pone en riesgo la salud femenina pues las mujeres en su desesperación por interrumpir su embarazo acuden a hierberas, ingieren grandes cantidades de medicamentos como analgésicos o anticonceptivos, aventándose por las escaleras, introduciendo en sus vaginas ganchos o palos para acabar con sus embarazos.

El primer paso para acceder a una interrupción legal es asegurarse de que la mujer está embarazada y de que no tiene más de 12 semanas de gestación. Posteriormente se debe decidir si viajar a la CDMX o solicitar las pastillas abortivas para una interrupción desde casa, por lo que las organizaciones le explican dónde conseguir el medicamento, cómo tomarlo de manera correcta, cuántas pastillas y cada qué tiempo tienen que tomarlas, qué van a sentir, cuáles son los efectos secundarios y cuáles son los signos de alarma.

Durante todo el proceso, las organizaciones mantienen comunicación con la mujer y están al tanto de sus síntomas y las acciones que han realizado; al finalizar el sangrado, se les pide que se hagan un ultrasonido para comprobar que el procedimiento terminó, con lo que el proceso de acompañamiento también termina. Este acompañamiento le da mayor seguridad a la interrupción, ya que estas organizaciones cuentan con el apoyo de médicos dispuestos a intervenir ante una emergencia, además si se presenta una emergencia, les apoyarán para no ser criminalizadas por aborto.

Deja un comentario

*