¿Es el VIH más frecuente en los homosexuales?

El Virus de la Inmunodeficiencia Humana es considerado como la mayor epidemia de nuestros tiempos, mejor conocido como VIH o Sida, la cual en Estados Unidos es más frecuente en los hombres gay y bisexuales, aunque los afroamericanos son el grupo racial más afectado.

Cuando la enfermedad se descubrió, diversos grupos sociales y religiosos expandieron rumores como que la enfermedad era “de negros y homosexuales”, incluso se creía que el VIH era producto de una conspiración para acabar con ambos grupos.

El origen del VIH se remonta a los principios de siglo XX en el continente africano, donde había chimpancés y monos con el Virus de Inmunodeficiencia de Simios (SIV), que se contagió a algunos cazadores, convirtiéndose en un virus que ataca a humanos. Unos años después, el virus emigró de África hacia Haití y luego a Estados Unidos, donde se detectaron los primeros casos del mundo occidental, que eran principalmente entre hombres homosexuales.

Al principio se conocía al Sida como cáncer rosa, debido a que se creía que solo afectaba a hombres homosexuales, sin embargo los primeros casos de transmisión en África se dieron mediante contactos heterosexuales, pero eran confundidos con otras enfermedades de la región.

Sin embargo, la epidemia del VIH se concentró especialmente en los hombres homosexuales ya que se comprobó científicamente que la penetración anal es la práctica más riesgosa para la transmisión del virus, más que los contactos orales o vaginales. Por otro lado, a principios de la década de los 80 las grandes ciudades norteamericanas como New York vivían una liberación sexual gay, donde abundaban las relaciones con múltiples parejas y sin preservativo.

Pero hay un fenómeno más a tomar en cuenta: la inyección de drogas intravenosas, que en la década de los 90 se reveló que la epidemia del VIH afecta con más frecuencia más a las personas que usan drogas inyectables.

El VIH es una epidemia que afecta de forma diferente alrededor del mundo, siendo más frecuente en los países de la antigua Unión Soviética en personas que usan drogas inyectables, mientras que en países del sur de Asia las mujeres que ejercen el trabajo sexual son las más afectadas; en el sur de África, las adolescentes heterosexuales son las que concentran el mayor número de casos, mientras que en México y Latinoamérica, los hombres gays y mujeres trans son quienes concentran la mayoría de los casos. En México, 1 de cada 6 hombres homosexuales podrían estar viviendo con VIH y lo más preocupante es que muchos de ellos no lo saben.

La prevención es el tratamiento más efectivo contra la epidemia de VIH, siendo el antiretroviral la opción más utilizada, así como el uso del condón.

Comprometerse a utilizar el preservativo, hacerse la prueba una vez al año y apegarse al tratamiento una vez detectada la enfermedad, es indispensable para frenar la propagación.

Deja un comentario

*