Violencia contra los hombres, ¿Es violencia de género?

Con el aumento a la violencia en contra de las mujeres y los feminicidios en México, se ha abierto un debate general sobre si la violencia y asesinatos por parte de mujeres hacia los hombres merecen un tratamiento especial y hablar sobre violencia de género.

Especialmente en redes sociales, cuando vemos agresiones de mujeres hacia hombres no faltan los comentarios como “si fuera al revés, iría a la cárcel”, “merece que le devuelvan los golpes”, etc. De acuerdo con los Derechos Sexuales y Reproductivos, hombres y mujeres tenemos los mismos derechos, sin embargo se aclara que la violencia de género no aplica a los hombres ni a la violencia doméstica, ya que la violencia de género tiene un trasfondo social y cultural.

Si bien cualquier asesinato u homicidio es reprobable, la violencia de género tiene sus raíces en la desigualdad de las mujeres respecto a los hombres; se le define como la manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres y se ejerce sobre ellas por parte de cónyuges, ex parejas, parientes, maestros y otras personas relacionadas o no a ellas por relaciones, aun sin convivencia

Por el contrario, violencia doméstica se refiere a las personas del entorno familiar, por ejemplo la que sufren los hijos por sus padres o viceversa, entre otros ejemplos. Sin embargo, cuando hablamos de hombres que maltratan a sus esposas, el tema de género vuelve a ponerse sobre la mesa. Muchas personas creen que la violencia de género es cualquier agresión dentro de la pareja, otros comprenden el concepto pero les parece discriminatorio para los hombres.

La realidad es que alrededor del mundo, la mayoría de los asesinatos son cometidos por hombres, sin importar si las víctimas son hombres como mujeres y ciertamente las mujeres suelen ser un blanco fácil para el hombre.

La sociedad occidental es patriarcal, los hombres ejercen el poder sobre la mujer en muchos ámbitos, siendo el económico uno de los principales, ya que “su rol” en la sociedad es el de proveedor y el de la mujer es el de ama de casa. Esta situación establece relaciones de dependencia económica de la mujer hacia el hombre, imposibilitándole la toma de decisiones sobre su propia vida. Otra situación es en el ámbito laboral, donde los hombres tienen puestos de trabajo y sueldos más altos, además de que las mujeres sufren todo tipo de acoso y si quedan embarazadas, algunas corren el riesgo de perder su empleo.

La violencia de género no siempre es en forma de golpes, hay muchas formas de violencia invisible, como los gritos, las humillaciones o el acoso, entre muchas otras. Incluso en la actualidad se ha popularizado el término “feminazi” hacia las mujeres que luchan por sus derechos, ya que solicitan un trato igual al de los hombres, el respeto hacia sus cuerpos, su orientación sexual, el acceso al aborto, el lenguaje inclusivo, entre otros conceptos que hieren profundamente a la cultura patriarcal y machista que nos han inculcado.

Las mujeres no maltratan o matan a hombres por ser hombres, muchas de ellas, lo hacen en defensa propia, sin embargo aunque se diera el caso de una mujer que mata a un hombre sin previa agresión, no se dan las condiciones para que su motivación pueda ser la de su sexo. En los casos de hombres maltratados por mujeres, hay que sacar el género de la ecuación y juzgar cada caso con su contexto y sus motivaciones propias.

Deja un comentario

*